Trabajar en Ibiza

Apuesto que no tenemos demasiadas novedades que contarte sobre las ventajas de trabajar en Ibiza. Todo el mundo ha oído hablar de la calidad de vida de la isla: salir de trabajar y tomar unas cervezas con los compañeros mientras veis la puesta de sol, conocer a gente de cualquier parte del mundo, asistir a las fiestas de tus DJ’s favoritos, bañarte en playas paradisíacas, escaparte a Formentera en tu día libre… Son muchas las bondades de vivir en Ibiza. Además, como ya sabrás, los salarios son más altos que en la península, y si trabajas en el sector servicios podrás ahorrar bastante dinero a costa de las propinas. Pero seamos realistas: también es importante tener en cuenta los inconvenientes de vivir en Ibiza.

La dificultad para conseguir una casa o un piso de alquiler a un precio razonable es una de las razones por las que cada año, más trabajadores se plantean la rentabilidad de “hacer temporada” en Ibiza. Además, aunque antes hablábamos de que los sueldos en Ibiza son más elevados que en la península, la vida es bastante más cara en la isla, por lo que, si no pones freno a tu ajetreada vida social en Ibiza, volverás a casa con los bolsillos vacíos.

Por otro lado, debemos advertirte de que, durante los meses de verano (de junio a agosto), la isla recibe miles de turistas de todo el mundo. Esto tiene su lado bueno (de qué iba a vivir la isla si no). Sin embargo, es probable que, como residente de Ibiza, te sientas un poco agobiado durante estos meses: algunas playas se vuelven intransitables, es imposible aparcar en el centro (por no hablar de los atascos) … Y por supuesto, a ti te tocará trabajar muchísimo más.