En 2 días

Visitar Ibiza, el primer día

Una de las playas de visita obligatoria es la playa de ses Salines. Está dentro del Parque natural que lleva su nombre y es probablemente una de las más bellas de la isla. En esta misma playa tienes varios restaurantes frente al mar en donde comer. No son sitios económicos, el servicio a pie de playa se paga, pero las vistas y el ambiente son magníficos.

Si no alargas la jornada hasta muy tarde, siempre puedes hacer una visita breve a la cercana playa de Es Cavallet, a escasos 2 km de la playa de ses Salines.

Ibiza ciudad y puerto, todo un clásico

Al caer la noche, os recomendamos hagáis una visita a la ciudad de Ibizacenando en un de sus múltiples restaurantes, para posteriormente tomar una copa en alguno de los distintos bares de la plaza del parque. En esta plaza bulliciosa y animada, haremos tiempo hasta que el puerto de Ibiza se anime y podamos disfrutar de un paseo entre sus callejuelas con un sin fin de pequeñas tiendas con encanto, mercadillo hippie y terrazas abarrotadas de gente disfrutando de la noche Ibicenca.

El puerto de Ibiza tiene ambiente hasta las dos o tres de la madrugada, hora en la que el foco de atención se traslada a otros lugares. El cercano paseo de Juan Carlos I, la llamada milla de oro, es nuestra próxima recomendación. En esta zona también hay un buen número de locales de ocio nocturno, destacando la discoteca Pacha o el Lío. Independientemente de que te guste o no el ambiente nocturno y la música electrónica, darse una vuelta por una discoteca es imprescindible y el Pacha es una magnífica opción.

Recorrer Ibiza en el segundo día

Para el segundo día os descubriremos, para empezar, el lado Este de Ibiza. Zona de turismo más familiar, tranquilo y rural. Comenzaremos con la población de Santa Eularia des Riu y su iglesia fortificada del Puig de Missa. Tambien puedes ir por el agradable paseo marítimo en donde parar a tomar algo en alguna de las terrazas frente al mar en bares y restaurantes de la zona.

Nuestro próximo objetivo, será la cercana y pequeña población de Sant Carles, con su ambiente de paz y tranquilidad característicos de Ibiza. Can Anneta es el bar de visita obligada, en el que además de comer, puedes comprar una hierbas ibicencas de elaboración propia, magníficas. Antes de esta población, a escasos 500 metros, se encuentra el mercadillo hippie de Las Dalias, pero no abre todos los días.

Una vez hayas visitado esta pequeña población, en las cercanías se encuentran varias calas. Una de las más bellas es Aigües Blanques, en donde disfrutar de un merecido baño. Si no has comido en San Carlos, también puedes hacerlo en el chiringuito de esta cala. Al ser una playa situada a los pies de un pequeño acantilado a partir de la seis de la tarde el sol se oculta con lo que es una buena hora para ir en busca de la puesta del sol al lado Oeste de Ibiza.

En busca de la puesta de sol perfecta.

Iremos pasando por la población de Sant Joan, Sant Mateu, Santa Agnés hasta llegar a Sant Antoni. No os asustéis porque en Ibiza la máxima distancia es de 50 Km. Siguiendo esta ruta iremos por carreteras secundarias que os mostrarán la Ibiza de interior, rural y tranquila de gran belleza paisajística. Si vais con tiempo podéis ir parando en las pequeñas poblaciones anteriormente indicadas.

Una vez llegado a Sant Antoni dirigiremos nuestros pasos al internacionalmente conocido Café del Mar, en donde disfrutar de la mejor puesta de sol del mediterráneo a ritmo chill out.