Dalt Vila

El casco antiguo de Ibiza es conocido como Dalt Vila (la ciudad alta, traducido del ibicenco). Esta ciudad queda encuadrada en las imponentes murallas que fueron declaradas Patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 1999.

Las murallas de Dalt Vila, se construyeron en el siglo XVI por orden de Felipe II y bajo la dirección del arquitecto italiano Giovanni Battista Calvi. Felipe II era consciente de la importancia de Ibiza, tanto estratégica por su situación privilegiada en el Mar Mediterráneo, como por el valor de sus recursos, especialmente la sal ibicenca, muy codiciada por sus múltiples utilidades. Por esa época, la isla era azotada por constantes ataques de otomanos y piratas por lo que se emprendió la tarea de proteger como es debido a la ciudad.

A lo largo de todos los caminos que conducen hasta la catedral de Dalt Vila, se pueden encontrar diversos paneles informativos con explicaciones históricas en sus puntos más importantes como los baluartes que sirvieron de defensa para los ataques de bárbaros y piratas.